Follow by Email

martes, 29 de julio de 2014

Cambiante...

Hoy te veo distinta,
aunque todo el tiempo lo hago,
te reinventas a cada paso que das
y tú caminas a kilómetros.

      Te desdoblas y apareces de nuevo,
      y te encuentro esta vez de nariz fina,
      y otra de labios gruesos,
      con manos suaves,
      con piernas largas.

          Hoy tu falda corta
          asoma tu sensualidad innata
          y tu blusa ajustada
          se ajusta a mi mirada quisquillosa.

   Hoy el abrigo y la bufanda
   se posan sobre ti como dos guardias
   que custodian el tesoro de tu cintura,
   que no cualquiera puede poseer.

          Mañana serás otra y otra,
          y yo amándote en todas formas y maneras,
          queriéndote porque cambias y cambias,
          aunque no cambies en esencia.

                                                                                                FABO