Follow by Email

lunes, 24 de noviembre de 2014

Y qué...

Y qué si me dejo guiar por tus palabras,
qué importa que recorra senderos
hechos por una esperanza 
que se queda en un horizonte lejano.

      Y qué si escucho tus razones 
       que luchan por ser reales
       cuando sería tan fácil
       dar media vuelta a un mundo claroscuro.

Cada noche dura hasta que el sol sale,
así como mi soledad dura hasta que tu recuerdo
llega dejando su estela de cometa,
atravesando el cielo de lo incierto.

      Y qué importa que la vida siga,
       que el reloj hable con su pesado juicio
       y que el silencio perdure entre los suspiros,
        si la esperanza sigue intacta en el rincón más apartado.

   Si aún quedan restos de nosotros
   esparcidos por el mundo 
   como cenizas de un volcán
   como raíces de un roble. 

        Y qué si yo te quiero y tu me quieres,
         si el destino se empeña en acercarnos
         por más alejados que nos encontremos,
         distantemente juntos. 

  Y qué, me pregunto,
  si de todos modos nosotros
  somos para nosotros y no más,
  es momento de moldearnos un mundo nuevo
  donde todos se pregunten... y qué.

                                                                                                                       FABO