Follow by Email

lunes, 11 de agosto de 2014

No recuerdo...

Ya no la recuerdo, es cierto,
y cómo recordar sus grandes ojos negros
si ya no los tengo presentes todo el tiempo.

       Ya olvide su pequeña figura 
        y su sonrisa coqueta,
        he dejado atrás su cuerpo hermoso,
        como hermosa era ella.

   No recuerdo su voz de niña,
   ni sus enojos, ni sus berrinches,
   no recuerdo su aroma dulce
   y sus manos frías.

         He olvidado su cabello lacio,
         y sus labios rosas,
         el recuerdo de sus pequeños pasos
         no ronda más por mi habitación.

   No recuerdo el primer beso 
   ni el último,
   ni los tantos repartidos entre ambos.

            Ya no me pesa su cuerpo en otros brazos,
            no me inmutan sus palabras suaves flotando por la vida
           que no es la mía,
            ya sus ganas de ser amada no me afligen
            y mucho menos las ganas de abrazarla.

  Claramente se nota
  que no la recuerdo para nada,
  claramente me recuerdo,
  que ya no debo recordarla.

                                                                                                            FABO