Follow by Email

lunes, 29 de diciembre de 2014

Desvanecer...

Me desvanezco lentamente
y poco a poco,
como esa huella en la orilla de la costa
que el mar se va robando con cada marea.

      Me desvanezco como un grano de arena
      encerrado en ese reloj
      cayendo lentamente desde un todo
       hacia la nada,
       hasta volver al comienzo.

  Me desvanezco de tu memoria
  y aquellos sueños que eran, no lo son más;
  los pensamientos llegan con su viento de cambio
  y mi recuerdo se hunde entre otros nombres,
  otros rostros... otros.

          Me desvanezco como el humo del cigarrillo,
          como el cigarrillo en sí mismo,
          me consumo y mezclo,
          me confundo y me integro
          hasta ser todo aquello que no he sido
          y dejo de ser yo mismo.

  Me desvanezco de cualquier parte
  de tus manos,
  de tu boca,
  de los lugares donde nunca he estado,
  de la profundidad de la noche.

         Me desvanezco y a pesar de todo
         en algún punto del universo
         escondido en el rincón más aparatado
         perduraré por siempre
         y es ahí,
         donde aún no has buscado.

                                                                                                                       FABO