Follow by Email

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Salvación...

Y si una condena me absorbe
 tal vez pensar en ti me salve,
 serías la mano redentora
que me tome entre la muerte
 y me devuelva la vida.

      Y si me ahogo en lo profundo
      de los sueños sin salida,
      tal vez sea la realidad de tu recuerdo
      la que me lleve a las costas ciertas
      de tu ausencia repartida.

          Y si me pierdo en los cielos
           de las noches en vela,
           tal vez sea tu mirada profunda
           la que me de una salida del destierro
           y por fin encuentre mi vida.

  Y si nada sucediera,
  tal vez ni tu mirada,
  ni tu recuerdo,
  ni tu pensamiento,
  recurran en mi auxilio.

       Si nada sucediera,
       entonces nada ,
       ni si quiera tú
       podría salvarme.

                                                                                                           FABO