Follow by Email

martes, 9 de junio de 2015

Donde quiera que estés...

Sigo unos pasos
que me están llevando a ninguna parte,
es un camino sin trazo ni guía
y yo camino ciegamente.

       No espero nada
       porque es entonces que todo te sorprende,
       como tu llegada por la noche
       y tu partida al amanecer.

  Dejé ideas y juramentos,
  estuve a instantes de olvidarte,
  a solo unos minutos de seguir
  y llegaste entonces
  como lluvia en el desierto.

       No sabía que te extrañaba
       hasta encontrarte entre mis brazos,
       no sabía que me extrañabas
       hasta que tus labios buscaron
       sus palabras en los míos.

  No podía esperar más
  y corrí sin saber a dónde
  mis pies dejaron de tocar el piso,
  fue entonces que me dí cuenta
  que eres tu quien me da alas.

         Es una pena que te vayas siempre,
         si te quedaras un poco más esta vez
         si me dejaras darte todo por más tiempo,
         si no dejaras un lugar reservado con tu sonrisa.

   Me has regalado todo aquello
   que me hacía falta
    y yo me quedo con tanto
    que quisiera entregarte.

            Traté de juntar cada pieza de este amor,
            sin embargo me falta la más importante,
            esa que llevas contigo todo el tiempo
            y que por más que intento
            no logro conseguirla.

                                                                                                                            FABO