Follow by Email

martes, 4 de abril de 2017

En pena...

Ya no tengo en mi mano la tormenta
que en tiempos remotos
explotaba con la fuerza
de tomar las riendas de mi vida.

    Ya mi barca se aleja
     por las serpientes de los ríos,
     por los canales escondidos
     de una noche tan cualquiera.

  La vela mantiene la llama tibia
  aunque tímida,
  de una esperanza magullada
  por sufrimientos tan ingratos
  de despedidas amargadas.

      Mis zapatos ya no quieren caminar
      y mis pies se sienten aprisionados,
      mejor me voy descalzo por el camino,
      que así guio Dios mi llegada.
   
 Me quitaré la camisa
 el pantalón,
 la piel y los huesos
 hasta quedar
 nomás en simple espíritu.

     A ver si así me notas
    en medio de la noche fría,
    a ver si así te asusto
    con mi pinta de alma en pena.


                                                                                     FABO
 

     

No hay comentarios.: