Follow by Email

miércoles, 6 de mayo de 2015

Sólo...

Nuestras historias no se contaban
de boca a oído,
se contaban de nostalgia
a esperanza.

     No sonaban las campanas
     porque el silencio nos llamaba
     con más fuerza,
     con más ímpetu.

         No es que fuera desolación
         o abandono,
         era sencillamente
         las ganas de estar sólo.

 Pensé entonces
 ya no más,
 ya no más,
 y tu respondiste "sólo un poco".

      Cubriste de amor mi cuerpo
      dejándome desnuda el alma
      y por un instante, tan sólo eso,
      fui feliz y pleno.

  No puedo pedir
  ni dar,
  me siento en la zozobra
  de entregarlo todo y recibirlo todo.

        El mundo ya no teme,
       sin embargo se oculta a plena vista
       en el universo infinito
       como infinita es tu mirada.

  Me marcho,
  inclino el sombrero y tomo el camino,
  con cuidado o sin él
  de todos modos
  siempre he viajado sólo.

                                                                                                      FABO