Follow by Email

jueves, 7 de mayo de 2015

La estrella...

Y así de noche
me quede mirando esa estrella
que llena de ese mar en calma
se sentía absolutamente sola.

     Estiré la mano y la tomé
     suave,
     cálida,
     y radiante.

         Quiero ser su protector,
         pensé,
         mientras ella adivinando
         sonrío con inocencia.

  La brisa nos llamó
  pero decidimos no responder,
  era nuestro momento en silencio
  y eso es grande,
  muy grande.

      Jugamos a que yo era la noche
      y ella me recorría
      con sus rayos de plata
      y su áureo candor.

          Pero la mañana se asomaba
          y sus ojos se cerraban
          como niño cansado,
          como viejo cansado.

   Yo la arrulle cantando
   y mis manos se volvieron lluvia,
   entonces se disolvió junto con ellas.

           Y no quedó más que irnos a soñar,
           yo con estrellas en mis manos,
           ella con mis manos que la rodean.

                                                                                                                   FABO