Follow by Email

lunes, 9 de marzo de 2015

Inmóvil...

Ni miedo,
ni furia,
ni rencor,
sólo olvido
y nada más.

      El frío no se siente
      y el calor no derrite la nieve,
      el faro ya no guía
      y el viento no me lleva a ti.

  El árbol no crece,
  la flor no abre
  y el ave no canta más.

        El mundo habla y no dice nada,
        los pasos se pierden en sí mismos,
        estoy cansado de nada y de todo.

  Observo un atardecer que no acaba
  y las nubes permanecen estáticas,
  el mar se encuentra en calma,
  los recuerdos se esconden
  para no ser descubiertos.

        Nunca pude acostumbrarme
        a una vida tan de siempre,
        nunca pude acostumbrarme
        a tu ausencia repartida en todas partes.

   Parece que todo vuelve a la normalidad,
   el mundo se mueve
   y me doy cuenta entonces
   que el inmóvil
   siempre fui yo.

                                                                                                             FABO