Follow by Email

martes, 24 de febrero de 2015

En mi almohada...

Hoy desperté,
y tu aroma no descansaba en mi almohada
ni tu calor daba vida a mi sábanas.

       Hoy camine por la calle
       y tus pasos no seguían a los míos,
       o viceversa,
       mi reflejo en los aparadores 
       era eso,
       sólo el mío.

              La tarde me llegó de repente
              y yo esperaba que llegaras de la misma manera,
              el mundo seguía adelante
              mientras yo dudaba en seguirlo
              sin tomar en cuenta que me lleva sin que lo note,
              sin que lo quiera,
              sin que lo impida.

     Hoy vi viejas amistades,
     que ya son mis familiares,
     extraños que se han vuelto tan de casa
     y tú tan de casa 
     que se esfuerza en volverse extraña.

            Me encaminé a la noche
            sin miedo ni pesar,
            porque el temor es la ausencia de confianza,
            pero sin ti últimamente
            ando ausente de todo.

    Llegue a casa,
    y noté lo gracioso que es 
     que aún no me acostumbre a llamarle hogar.

     Por fin "hoy" se acaba
     y  entraré a ese mundo de sueños,
     aunque lo último que note antes de dormir
     sea que tu aroma
     no descansa en mi almohada.

                                                                                                                               FABO