Follow by Email

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Medusa...

No sólo su mirada convertía en piedra,
también sus palabras,
sus acciones,
su desdén,
amarla.

      No sólo su cabello era de serpientes,
      también su lengua,
      su lento caminar,
      su piel fría,
      su querer ausente.

          No sólo era un mito,
          era un cuento,
          una historia,
          una mentira cansada de ser contada,
          una verdad inquebrantable.

  No sólo era su cuerpo de mujer,
  también sus manos,
  su aroma,
  su eterna indecisión.

          No sólo traté de arrancarle la cabeza,
          trate de arrancarle el recuerdo,
          la nostalgia,
          la añoranza.

    Yo quise ser el héroe
    dejándola sin siquiera mirarla,
    porque de haberla visto tan sólo instante,
    hoy sería otra estatua
    en el jardín de sus desgracias.

                                                                                                               FABO