Follow by Email

martes, 7 de octubre de 2014

Conociendo el mundo...

Me gusta contarme tu historia todo el tiempo,
recordar cuando conocí la costa de tu cadera
con el oleaje de tu caminar,
ese mar sereno de tu piel
con sonido de caracolas.

       Cuando entré a tu selva profunda
       y salvaje
       conociendo terrenos inexplorados,
       encontrando ruinas majestuosas
       de un corazón sincero.

 Perderme en la ciudad bohemia
 con el camino de piedras,
 con las casas de techos rojos,
 con tus manos que recorren todo
 escondidas en aromas cosmopolitas.

          Encontrar el sabor gourmet
          de tus labios gruesos y jugosos,
          el aroma salino que despides al amar,
          la experiencia de probarte en cada bocanada de aire,
          en cada palpitar a tu lado.

   Escuchar la melodía de tu sonrisa
   en nuestro propia sala de conciertos,
   la armonía de nuestro espíritu,
   el espectáculo de amarnos.

       No me queda más que ver,      
       hoy estoy tranquilo,
       porque al conocerte
       ya he conocido el mundo.

                                                                                  FABO