Follow by Email

jueves, 23 de octubre de 2014

Abrázame (2)...

Hoy el frío invade todo,
llena el ambiente y la mirada,
llena el alma y el cuerpo pierde poco a poco
la idea de estar despierto.

    La soledad llega de improvisto,
    y yo que no tengo ni una sonrisa que ofrecerle,
    me siento un mal anfitrión
    en un hogar que no me pertenece.

        El adiós se queda en nuestros labios
        pero no decimos nada,
        a veces el que calla
        realmente lo dice todo.

             Nuestra mutua ausencia se presenta
             y hace una reverencia, casi burlona,
             mientras nuestro orgullo se mantiene de pie
             mirando a ninguna parte.

  Las heridas ya no sangran, pero duelen,
  y en la calle los perros ladran a un fantasma
  que recorre los callejones
  entre risas y llanto.

         Es entonces que llegas, así como si nada,
         la puerta se abre porque la casa te espera,
         son tus brazos extendidos como rayos de sol
         que llegan a iluminar el rincón más obscuro de no tenerte.

 Te observo fijamente,
 sin dudarlo y por reflejo
 mis brazos se estiran para tomarte,
 a pesar de ser vapor, ya no te escapas,
 y susurras tiernamente, abrázame.

                                                                                                                            FABO