Follow by Email

martes, 23 de septiembre de 2014

Incertidumbre...

Cuánto tarda en llegar la calma
cuando la tempestad se acerca
imparable y se detiene justo
frente a mi ventana.

   La tormenta amenaza con nubes negras
   y el corazón late en el mismo tono,
   los ánimos no merman
   pero la noción de incertidumbre
   pega, y más por las noches.

         La neblina avanza
         y la luz no pasa,
         pareciese que el mundo se queda estático
         y que la vida pide un momento de respiro.

   Pero todo cambia en un instante,
   las flores se marchitan
  y el campo reverdece,
  los árboles bailan con el viento
  y tu apareces en tu abrigo negro.

               La tempestad se aleja tras tu partida
               y la tormenta mengua con tu ausencia,
               la neblina se desvanece a cada paso que te sigue,
               y yo permanezco inmóvil
               sin esperar nada más.

                                                                                                         FABO