Follow by Email

martes, 5 de agosto de 2014

Intercambio...

Me he dado cuenta
de tantas cosas que quiero de ti
y de tantas que puedo darte.

     Así que para complementarnos,
     te propongo un intercambio,
     que sea justo, por supuesto,
     negociemos nuestro muto acuerdo.

  Para comenzar ¿qué pides por tu sonrisa?,
  yo pongo en la mesa mis manos para sostenerte,
  mis domingos abrazados y las tonterías que a veces digo,
  sólo para que me muestres esa alegría.

        ¿Y por tu mirada?,
        qué te parecen mis noches en vela por pensarte,
         mis pensamientos más profundos y las ganas de besarte,
         si aún es poco, te doy mis sueños, dormido y despierto;
         ya para cerrarlo, te doy mis esperanzas contigo.

  Sigamos con tus labios,
  esos creo, que sí son algo caros,
  mi oferta comienza con caminar lado a lado
  de la mano y paso a paso,
  te dejo mi esfuerzo y mi trabajo,
  te dejo mis besos de cada día
  junto con los "te quiero" que al unísono diremos antes de dormir.

        Ahora, ya para terminar, me pongo de oferta,
        ¿te parece?, te doy todo cuanto soy y cuanto tengo,
        en la garantía viene que no soy nada fácil, es verdad,
        pero te quiero con el alma y eso lo compensa todo,
        así que me entrego sin medidas ni reservas,
        sólo te pido a cambio, 
        que a diario me des los "buenos días"
        sintiendo tus pies fríos en el calor de nuestras sábanas.

                                                                                                                 FABO