Follow by Email

martes, 22 de julio de 2014

Te espero...

Te espero,
ya sea de pie o sentado,
en silencio o con alguna melodía,
pero te espero.

      Te espero,
      en la mañana tras la niebla
      y en la tarde al sentir las horas pesadas
      que me caen como gruesas paredes de ausencia
      dejándome inmóvil,
      pero te espero.

          Te espero,
          en éste momento de mi vida
          donde me haces tanta falta para sentirme vivo
          y siento que la soledad amarga es lo más dulce que he probado,
          entonces me quedo atado a tu aroma que respiro
          cada que me roba el aliento,
          pero te espero.

   Te espero,
   con la esperanza de ver tu figura a lo lejos,
   con la seguridad de que no vendrás
   ni ésta noche,
                        ni mañana,
                                         ni nunca,
                                                       pero te espero.

                                                                                                   FABO