Follow by Email

jueves, 26 de junio de 2014

Labios rojos...

La música suena débilmente,
nuestros corazones se escuchan cada vez más fuerte,
tu mirada y la mía se cruzan
y las distancias se acortan.

      Tus labios rojos se acercan peligrosamente
      y yo me dejo llevar por ese volcán de seducción
      perdiéndome en el calor de la lava que expulsas
      entre cada respiración.

 Poco a poco la temperatura aumenta,
 una gota recorre tu frente y desciende lentamente
 marcando el camino que mi boca debe seguir,
 yo me dejo llevar como un ciego, para perderme en ti.

      Tu cuello gira y mis labios le siguen,
      de pronto pierdo noción de mis movimiento
      quedándome cautivo en los tuyos,
      soy sólo un reflejo de tus instintos.

  Me pierdo en tus hombros suaves,
  en tu huesos delgados, en tu pecho agitado
  en tu abdomen plano,
  en tu cintura exacta.

         Poco a poco los obstáculos desaparecen,
        así como el tiempo y el espacio,
        sólo tenemos ésta breve eternidad para nosotros
        donde buscamos ocupar el mismo espacio
        al mismo tiempo.

              A media luz te percibo más brillante,
              tus manos saben fielmente dónde encontrarme,
              mis manos conocen tu cuerpo de memoria,
              te recorro toda sin necesidad de un mapa
              pues no hay nada como adentrarme en ti.

    Por un instante dejamos de ser materia
    para volvernos etéreos,
    somos las mezcla perfecta
    entre milagro y perdición.

            La calma llega, y la respiración no la alcanza,
            tu cuerpo aún se agita sobre las sábanas de mi piel,
            miro tus ojos grandes, miras mis manos temblando,
            miras mi expresión exhausta, y sin decir nada,
            tus labios rojos se acercan peligrosamente.

                                                                                                                     FABO