Follow by Email

lunes, 2 de junio de 2014

Decido callar...

Me gusta envolverme en el recuerdo de ti
ese que tal vez ya no sea nada tuyo
y que yo me he formado a través de sueños
y desilusiones.

       Me arropo en tu sonrisa inexistente
       en tu mirada intangible,
       en tu cuerpo de seda, tan suave como el humo
       y te escapas de cada uno de mis sentidos,
       sin embargo sigues presente a cada instante.

  A veces digo tu nombre antes de dormir
  pero ya no sé si realmente es tu nombre
  o yo lo he inventado para llamar esa claridad
  que no termina de cubrirme por completo.

       Siento como vibra el viento
       con las dulces notas de tu voz a lo lejos,
       vuelan y giran como notas de un violín
       en el salón de conciertos de mi mente.

               Quererte así, de esta manera
                tan profunda y verdadera, me lleva a pensar
                si estaré viviendo la peor de mis bendiciones
                o la mejor de mis maldiciones.

    Pero hoy, decido callar
    y no decirte nada más por el momento
    porque de ser sincero tengo miedo que al llamarte,
    sea tu ausencia la que termine por contestarme.

                                                                                                              FABO