Follow by Email

viernes, 18 de octubre de 2013

Y te escucho...

Sentado en la soledad de mi cuarto,
con papel y pluma en mano,
recuerdo mi día insufrible
y te escucho.

       Dices con suaves susurros
       aquello que necesito escuchar
       aquello que sólo tu sabes
       aquello que me hace volar.

  Yo cierro los ojos
   no trato de pensar
  porque la vida me habla con tus palabras
  y yo te escucho.

        Das sentencias de juez
        y consejos de ermitaño
        dices lo que significa todo
        y te escucho.

   La ciudad grita estruendosa
   la vida nunca calla
   me sereno entre el ruido de selva
   y te escucho.

            Mis oídos no saben de palabras vanas
            ni de felicitaciones amargas
            por eso cuando hablas lo dejo todo
            y te escucho.

    Yo quisiera estar contigo todo el tiempo
     y que escucharas lo que tengo que decir
     que dejaras todo de lado y
     que me dijeras tiernamente, "yo te amo y te escucho".

                                                                                        FABO



No hay comentarios.: