Follow by Email

martes, 22 de octubre de 2013

La solución...

A veces suspiro sin razón
y hasta yo mismo me sorprendo
porque hago cualquier cosa
y termino pensando en ti.

      Voy por la calle pensando
      que la política mal gasta los impuestos
      y la inseguridad nos llega a la espalda
      y que tu mirada no tiene comparación alguna.

  Estoy en le subterráneo
  y siento la pobreza a flor de piel
  donde mi país se siente derrotado
  y extraño tu sonrisa de alivio.

         Me siento en mi escritorio
         y trato de arreglar un mundo desolado
         donde la tragedia se vive a diario
         donde tus brazos son refugio verdadero.

    Veo la violencia que azota mis calles
     y la gente soportando temerosa
     de que no suceda nada malo en su trayecto
      y yo te rezo a ti mi plegaria milagrosa.

                   Me entristece el niño abandonado
                   así como el mendigo en la calle tirado
                   pienso que el mundo está tirado a su lado
                   pero recuerdo tu aroma y todo vuelve a la vida.

    Siento la necedad de las personas
     la incapacidad de los gobiernos
     la intolerancia de las clases sociales
     pero también siento tu cabello entre mis dedos.

          Todos se quejan pero nadie propone
          se nos va la vida imaginando en vez de solucionar,
          nos quejamos de la miseria en que vivimos,
          como si hablando de ella se fuera a cansar y a marcharse.
          pero yo no pierdo oportunidad de hablar de ti
          esperando evocarte.

    Así que el mundo pierde un poco el sentido
    y todos buscamos aferrarnos a una razón
    la razón que nos hace sentirnos cuerdos
    y de todas las razones que yo encuentro
    siempre seras la razón de todas.

                                                                                   FABO


 

No hay comentarios.: