Follow by Email

martes, 22 de octubre de 2013

En un minuto...

Pasa el tiempo lentamente,
los segundo son años,
las horas infinitas
y mi espera insufrible.

       El reloj juega conmigo
       lo miro de frente desafiándolo
       y de reojo tratando de sorprenderlo,
       pero todo sigue igual.

         Trato de manejarlo a mi antojo
          pero termina siendo al revés,
         el tiempo me tiene a su mereced
         y a su capricho.

  El tiempo lo es todo
  y a su lado soy nada,
  su infinito impone
  mientras que yo soy un suspiro.

      Ese tiempo cruel que no avanza
      y me tiene alejado de ti
      siendo que quisiera estar contigo
      entre cada palpitar de mi corazón.

                Miro de nuevo, y lo que veo
                no puede ser verdad
                en mi mente ha pasado una eternidad
               y en sus manecillas sólo un minuto.

    Pero el tiempo a pesar de ser eterno
    transcurre como una cascada interminable,
    fluye y tarde o temprano
    me lleva a tus brazos cálidos.

         Y de nuevo su crueldad se impone,
          te abrazo y siento que ha pasado sólo un minuto
          y en realidad llevamos horas así,
          amándonos sin tiempo.

    Pero juguemos con sus reglas,
    que nada más podemos hacer,
    extrañémonos por siempre
    y amémonos en un minuto,
    pero hagamos que ese minuto
    se vuelva una eternidad.

                                                                      FABO