Follow by Email

martes, 15 de octubre de 2013

¿Cuánto tiempo nos queda?

Si la vida sigue como sigue
me dan ganas de preguntarte
a tu parecer y opinión
¿Cuánto tiempo nos queda?.

      Y te pregunto a ti
      que lo sabes todo siempre
      que miras a la ventana y sabes el clima
       te asomas a la cocina y sabes del alma.

                      Te pregunto a ti
                      que contestas sin que te pregunten
                      que respondes sin que haya dudas
                      y que sabes lo que sabes
                      aunque no lo sepas por completo.

      Tú que revisas mis bolsillos
      y sabes de mi pobre riqueza
      que miras mi ojos
       y sabes que te extraño sin decirlo.

                 ¿Cuánto tiempo nos queda?
                  para mirarnos de reojo al despedirnos
                  de darnos un beso sin dudarlo
                  de abrazarnos sin consentimiento mutuo.

       Te pregunto
        porque tu sabes de éstas cosas
        y de las otras también
        y de éstas
        y de aquellas.

                         Te pregunto porque tú no sufres
                         cuando tienes que dar una respuesta
                         cuando te atacan arteramente
                         preguntándote ¿Cuánto tiempo nos queda?.

     Yo no quisiera responder,
      algo que cala tanto y tan profundo
      porque veo que sin ti mi mundo
     se va quedando sin nada, sin tiempo.

        Yo no quisiera hacerme esa pregunta
        sin embargo ya la hice
         pero puede ser que cobardemente
         te deje a ti la respuesta.

                Yo te quiero, y me queda tiempo
                 tú me quieres y, quién lo sabe,
                 tal vez se me acabe el tiempo a mi primero
                 o tal vez el tiempo nunca nos alcance.

    Entonces todo queda en ti y en mi
    y dejamos a un lado pretensiones
    y destinos
    que el preguntarnos ¿cuánto tiempo nos queda?
    es pregunta de peregrinos.

                                                                                      FABO