Follow by Email

sábado, 21 de septiembre de 2013

Te quiero, te quiero...

Hoy debo confesarte algo, con honestidad,
con la verdad por delante como escudo,
con mi mente clara
y mi espíritu en la mano.

    Debo decirte que te quiero,
    y digo debo porque es una obligación,
    y como tal debo cumplirla
    porque así mi obligas.

         Tu sonrisa es lo que necesito para seguir,
         quiero fundirme en tu piel canela y
         ser el río que lave tus penas,
         ser el farol que alumbre tu camino.
 
          No creo ser el primero ni el único
          que se sienta así por ti
          la diferencia radica en que yo
          no lo hago por sentirme bien contigo,
         sino que tu te sientas bien conmigo.
 
          Cuando te digo que te quiero,
          no me refiero a que me gustas
          o que quiero tenerte junto a mi todo el tiempo
          o que mi vida está a tu entera disposición.

                       Cuando te digo que te quiero
                       es porque quiero ser contigo,
                       porque es claro que me gustas, pero toda
                       porque tu sonrisa bella es reflejo de tu bello espíritu,
                       porque quiero compartir contigo lo que tengo
                       y que no cambies nada de ti
                       ni de mi
                       sino que compartamos nuestras diferencias
                       y nos ajustemos como engranes.

         Te quiero porque llenas los caminos
         con la ternura que irradias,
         te quiero porque las montañas mas altas
         a tu lado sólo son pequeños montes de arena.

                   Te quiero porque me das fuerza
                    tanta, que ahora puedo decirte que te quiero
                   porque me haces sentir invencible
                   en un mundo traicionero.

      Yo te quiero porque te quiero
      y no puede ser de otra manera
      qué importa que tu no lo hagas,
      qué importa que tu no lo sientas.

            A mi el cariño me alcanza para los dos
            y me sobra para regalarlo
            porque eres fuente de la cual emana
            toda la felicidad de mis mañanas

                      Así que escucha atentamente
                      te quiero.... te quiero
                      porque eres tu, te quiero
                     porque cuando te quiero... aun más te quiero.

                                                                     FABO

No hay comentarios.: