Follow by Email

martes, 24 de septiembre de 2013

El mar y la luna...

La luna se asomaba, clara, redonda y grande, iluminaba todo con su hermoso esplendor; el mar al notar su belleza se acercaba lo más que podía para alcanzar a tocarla, "se ve tan suave y tersa" pensaba, mientras arrastraba sus pesadas olas contra las rocas tratando de escalarlas; sin embargo no podía alcanzarla, embravecido se estrellaba con más fuerza, creaba olas enormes que se cruzaban haciendo un ruido estrepitoso, pedía ayuda al cielo para que lloviera dándole más agua y así aumentar su fuerza, el amor que le tenía a la luna lo impulsaba a realizar cualquier locura por llegar a ella; poco a poco su fuerza se iba extinguiendo, pero nunca su espíritu, hasta que llegaba el amanecer donde se quedaba más apacible ideando una nueva estrategia para alcanzar la luna. Y así han pasado siglos y el mar a pesar de todas sus ideas y sus trucos no ha logrado tocarla, sin embargo, la luna sigue saliendo para él, a veces triste y obscura, a veces con una media sonrisa y otras tantas completa y entregada, pues aunque no lo parezca ella también quisiera ser alcanzada algún día...

                                                             FABO

No hay comentarios.: